lunes, 30 de marzo de 2015

Nintendo y Apple

La futura guerra entre Nintendo y Apple.

Se podrá algún día jugar Mario Bros en un iPhone? No está claro que tan dispuesta está Apple de flexibilizar la hermética política de su tienda para permitir el ingreso de los juegos de la firma nipona.


Nintendo anunció la semana pasada, después de 20 años despreciando este mercado, el ingreso de sus juegos al mundo de los dispositivos móviles. 
Ahora la empresa desarrollará juegos para celulares y tabletas, los que incluirán a sus más icónicos personajes, como Mario y Zelda.
El anuncio del presidente de la compañía, Satoru Iwata, surtió un rápido efecto en las arcas. Las acciones de la empresa subieron  21,3% un día después de confirmar la noticia ante los medios en una nutrida conferencia de prensa. 
El cambio de política -Nintendo nunca quiso que sus títulos pudieran jugarse en otra plataforma que no fuera propia- se entiende por los deplorables resultados financieros que estaba experimentando en los últimos años.
Para ingresar en este mercado, la firma nipona firmó un acuerdo con DeNa, la compañía líder de juegos móviles en Japón. Según los detalles de la nueva sociedad, Nintendo mantiene el control creativo de sus juegos y DeNa se encargará del servicio y distribución del sistema.
Principales trabas
Una de las principales incógnitas del anuncio es cómo y a través de qué plataforma distribuirá sus juegos Nintendo. Si bien DeNa ayudará en esta tarea, las principales tiendas de aplicaciones para celulares son Google Play y Apple Store. Esta última impone severas normas a quienes deseen comercializar sus juegos, además de un margen de ganancias muy bajo.
El año pasado el sitio Devolver Economics entregó un estudio sobre dónde los desarrolladores de aplicaciones para móviles preferían trabajar. En la investigación,  70% de los trabajadores admitieron que prefieren hacerlo en Android y sólo el 51% en iOS, la plataforma de Apple.
A pesar de esa tendencia, Apple sigue entregando un mayor beneficio económico a los creadores de programas (cerca de 4.000 dólares es la media por aplicación). Sin embargo, los desarrolladores tienen que pasar una gran cantidad de pruebas por parte de Apple y son varios los casos de juegos que han sido rechazados por la empresa EE.U.U.
Una de las alternativas sería desarrollar su propia tienda, alternativa a las de Apple y Google, lo que siempre supone un riesgo, dado la popularidad de estas plataformas, con títulos que incluyen a Candy Crush y Angry Birds.
Tampoco se sabe  qué modelo de negocio utilizará la compañía, si será por medio de un pago único por el juego o en la modalidad freemium (juegos gratuitos pero que requieren pagos para mejoras o acceder a otras etapas).
El mantener la calidad de sus juegos sería otro problema que podría enfrentar la compañía, ya que el mercado móvil exige una renovación y lanzamientos constantes. Sin embargo, el plan según desveló DeNA, será que Nintendo lance diez juegos al año para competir con los títulos más populares de este mercado.
A pesar de este nuevo giro de la compañía, Nintendo no dejará de fabricar consolas. De hecho anunció que este año presentará un adelanto de un nuevo dispositivo.
Pese a las dudas que se ciernen sobre el anuncio, la compañía que inventó los juegos móviles con el Game Boy, actualmente domina el mercado de las consolas portátiles con las más de 100 millones de Nintendo 3DS vendidas. 
Lo que los jugadores y el mercado ignora aún es si mañana los usuarios podrán jugar Mario Bros en un iPhone o en un iPad.