lunes, 25 de enero de 2016

intel

Cinco razones para actualizar a dispositivos equipados con la 6ª generación de Intel® Core™ para trabajar mejor.

Las ventajas empresariales incluyen seguridad mejorada, colaboración inalámbrica, un rendimiento más rápido y autonomía para todo el día.


La seguridad, el rendimiento de los dispositivos, la colaboración entre empleados y la productividad son aspectos que para los Directores de Informática y Tecnología suponen una lucha continua para no quedarse rezagados en el actual panorama digital en constante evolución. El acceso a la nueva tecnología es fundamental para mantener una ventaja empresarial, retener talentos, mejorar el flujo de trabajo y crear los mejores productos y servicios, independientemente del sector industrial del que se trate.
A continuación descubriremos cómo Intel afronta estos puntos conflictivos de las empresas con el lanzamiento de la 6ª generación de chipsets Intel® Core™ y cómo la actualización de dispositivos en 2016 permitirá a los empleados y administradores de TI trabajar mejor.

1) Seguridad
Según la encuesta Information Security Breaches Survey de 20151de PwC encargada por el gobierno del Reino Unido, el 90% de las grandes empresas han sufrido fallos de seguridad. Una gran empresa puede llegar a invertir más de 4 millones de euros para solucionar estos fallos de seguridad, y eso sin contar los daños que podrían ocasionarle a su reputación. Según la encuesta, las pequeñas empresas también corren el mismo riesgo, ya que el 74% de ellas afirma que un fallo de este tipo podría generar unos costes que superarían los 400.000 euros.
Más de la mitad de las violaciones de datos se producen tras el robo o uso indebido de las credenciales de usuario, lo que permite a los cibercriminales hacerse pasar por empleados para así poder robar datos importantes. Intel ha presentado dos soluciones para ayudar a combatir este problema.
Intel Authenticate
Para proteger las credenciales de seguridad y las identidades de los empleados, la 6ª generación de procesadores Intel® Core™ vPro incorpora la tecnología Intel Authenticate. Esta tecnología de verificación de múltiples factores mejorada por hardware permite a los administradores de TI solicitar hasta tres métodos de autenticación antes de que alguien pueda obtener acceso a los datos de la empresa. A los empleados se les puede solicitar que proporcionen lo siguiente:
·         Algo que saben: una contraseña tradicional.
·         Algo que tienen: una clave enviada a su smartphone.
·         Algo que forma parte de su cuerpo: un dato biométrico como la huella dactilar.
Al combinar esta tecnología de autenticación con un disco duro de estado sólido Intel SSD, se crea una barrera digital que ayuda a proteger los datos mediante la diferenciación entre zonas fiables y no fiables. Si un empleado abandona la empresa, las prestaciones de borrado seguro remoto también permitirán al departamento de TI borrar los datos del Intel SSD Pro sin tener que extraerlo del dispositivo, al tiempo que proporcionan una pista de auditoría para autenticar el proceso.
Ventaja para pequeñas empresas
Mientras tanto, Intel también ha renovado su herramienta diseñada para las pequeñas empresas que no pueden permitirse el lujo de tener un departamento de TI dedicado. La 6ª generación de procesadores Core es compatible con la Ventaja Intel para pequeñas empresas, que ofrece protección automatizada y herramientas de gestión.
La identidad y los datos se protegen mediante una supervisión continua de software y USB Blocker, que ayuda a prevenir la entrada de virus e impide que se realicen transferencias de datos no autorizadas. Con la opción “configurar y olvidar”, los usuarios pueden configurar las actualizaciones automáticas y la gestión de las copias de seguridad. También se puede colaborar mediante sistemas compatibles con smartphones y tabletas que ofrecen la función de chat integrada y la opción de compartir archivos y pantallas.

2) Nueva era de rendimiento empresarial
Según Intel, en la actualidad hay más de 500 millones de ordenadores con cuatro o más años de antigüedad en uso. Si su empresa aún utiliza el anterior hardware, la actualización a dispositivos equipados con la 6ª generación de procesadores Core vPro le ofrecerá enormes mejoras en seguridad y productividad. El nuevo dispositivo le proporcionará un rendimiento 2,5 veces mayor, unas prestaciones gráficas 30 veces mejores y el triple de autonomía (10 horas) que sus equipos de hace cinco años.
Y eso no es todo. Los dispositivos equipados con la 6ª generación de procesadores Core se reanudan desde el modo reposo en medio segundo y proporcionan soporte para hardware dedicado para contenido 4K y el estándar  Thunderbolt™ 3, lo que permite alcanzar velocidades de transferencias de datos hasta de 40 Gbps a través del puerto USB de tipo C, que son ocho veces más rápidas que las que se logran con un puerto USB 3.0. Las cámaras Intel® RealSense™ integradas estarán disponibles en tabletas, sistemas 2 en 1, portátiles y equipos de sobremesa All-in-one, y ofrecerán prestaciones de profundidad de campo y experiencias absorbentes que permitirán a los empleados hacer todo lo que deseen, desde autenticarse mediante reconocimiento facial hasta escanear objetos e imprimir en 3D.
3) Colaboración inalámbrica Uno de los objetivos de Intel es facilitar una transición a un futuro sin cables en el lugar de  trabajo y el lanzamiento de la 6ª generación de procesadores Core representa un paso importante en este viaje. Toda la 6ª generación de chipsets vPro viene con la nueva tecnología Pro WiDi integrada basada en el estándar Miracast. Intel® Unite™ es una herramienta fundamental con la que se pretende mejorar la colaboración inalámbrica mediante la creación de salas de reuniones más inteligentes sin necesidad de renovar la infraestructura. Los departamentos de TI pueden simplemente instalar un mini ordenador equipado con un procesador Intel Core vPro en las salas de conferencias y ejecutar las aplicaciones Unite para los empleados. En lugar de preocuparse por los cables de conexión durante las reuniones, lo único que tendrán que hacer los usuarios es introducir un número PIN de seis dígitos en sus dispositivos para compartir sus pantallas. No solo Unite permite compartir de forma inalámbrica, ahora también incluye Skype para la integración empresarial, pantalla ampliada y finalización de sesión automática. 
De cara al futuro, los dispositivos equipados con la 6ª generación de procesadores Core también ofrecen prestaciones que facilitan el uso de terminales compartidos. También se pueden conectar monitores y teclados de forma inalámbrica y desconectarlos automáticamente cuando aleje el dispositivo del rango de alcance.
4) 6ª generación de procesadores Core y Windows 10 = La mejor combinación
“Nunca ha habido un mejor momento para que los usuarios accedan a nuevas y asombrosas experiencias y al rendimiento que ofrece Intel, Microsoft y nuestros colaboradores OEM”, afirmaba Kirk Skaugen, Vicepresidente Ejecutivo y Director General del Grupo de Informática de Cliente de Intel, en un blog 2 a principios de este año.
En Europa, casi la mitad de las organizaciones (el 40%) tiene previsto pasarse a Windows 10 en los próximos 12 meses. Según IDC, Windows 10 representará el 42% de toda la base instalada en 2018.
Los dispositivos equipados con la 6ª generación de procesadores Core vPro están preparados para funcionar con todas las nuevas características del sistema operativo Windows 10, así como diseñados para ser compatibles con la autenticación biométrica a nivel empresarial y las nuevas políticas de gestión remota de dispositivos.
Windows 10 también ofrece muchas otras características empresariales. Recupera la familiaridad para los usuarios empresariales con la vuelta del botón Inicio. Los usuarios exigentes ahora podrán crear escritorios virtuales para mejorar la multitarea. El navegador Microsoft Edge permite anotar páginas web y todas las aplicaciones de productividad más populares, como Word, Excel, PowerPoint y OneNote, se han rediseñado desde cero teniendo específicamente en cuenta la tecnología de pantalla táctil y las pantallas de pequeño tamaño.
La función Continuum de Microsoft también ajusta automáticamente la interfaz de Windows 10 en función del dispositivo que se utilice y de cómo se utilice. Por ejemplo, si un sistema 2 en 1 está conectado con el teclado, se presentará al usuario final una interfaz tradicional de equipo de sobremesa. Cuando el teclado se separa, el equipo de sobremesa se reajustará automáticamente optimizando la pantalla para la entrada táctil. Esto es ideal para los usuarios empresariales que tienen que desplazarse y que desean disfrutar de experiencias optimizadas en todo momento. Incluso Cortana, el asistente digital personal de Microsoft, también se ha mejorado con el ajuste de su algoritmo de reconocimiento de voz y la adaptación de su capacidad de respuesta para un mejor funcionamiento en hardware equipado con la 6ª generación de procesadores Core.
5) El dispositivo adecuado para el trabajo
El lugar de trabajo tal como lo conocemos ha cambiado radicalmente en los últimos cinco años. Los empleados ya no tienen que estar atados a su escritorio cuando desean acceder a los datos corporativos y hoy día es una práctica habitual enviar correos electrónicos en el tren o realizar conferencias telefónicas en el vestíbulo del hotel y en taxis. Es decisión de las empresas proporcionar a sus empleados herramientas que soporten patrones de trabajo móviles y flexibles.
La 6ª generación de procesadores Core de Intel está disponible en la más amplia gama de diseños de dispositivos hasta la fecha. Todos ellos, desde mini ordenadores NUC hasta sistemas 2 en 1, sistemas Ultrabook y equipos de sobremesa All-in-one o estaciones de trabajo de alta definición, vienen equipados con tecnología de próxima generación.